Constantemente leemos o escuchamos sobre cómo debemos diseñar pensando en los clientes, pero.. ¿Qué pasa si lo hacemos con ayuda de ellos? ¿Es posible? Me gustaría contarte cómo hacerlo, algunos pros y contras , ¡y más!

¿Qué es co-diseñar?

Incorporar en el proceso de diseño a quienes utilizarán el producto o servicio, al igual que a las personas implicadas en él; también se le conoce como diseño participativo. Al hacer que los usuarios participen en el proceso de diseño de un producto, este podrá atender a sus necesidades, lo que lo convertirá en útil y usable.

Un poco de historia

Sus orígenes vienen de las técnicas del diseño participativo que se desarrollaron en Escandinavia durante la década de los 70’s, por aquel entonces le llamaban diseño cooperativo.

Frecuentemente se utiliza como un término general para los procesos de diseño abierto, participativo y de creación conjunta.

Principios del co-diseño

  1. Inclusivo. Al trabajar ambas partes interesadas, logra un espacio donde conviven los comentarios y decisiones de personas (usuarios) de todo tipo de edad y/o capacidades, así como el conocimiento y experiencia de profesionales en el campo.
  2. Iterativo. Es un ejercicio de aprendizaje, por las ideas y soluciones que se prueban con los participantes. También se utiliza para ajustar los posibles resultados o soluciones, para luego evaluar su efectividad.
  3. Participativo. Debe ser un proceso abierto, empático y receptivo; convirtiendo a los participantes responsables de su efectividad. El diálogo generará nuevos significados compartidos basados ​​en los conocimientos de los expertos y las experiencias de los usuarios.
  4. Enfoque en los resultados. Está orientado para lograr un resultado o una serie de ellos, y que a su vez pueden probarse rápidamente. Por ello tiene un enfoque que le permite desarrollar posibles soluciones con los usuarios, considerando su contexto.

ilustracion de equipo que intenta colocar piezas

Un versus

Pros

  • Productos o servicios adaptados a las personas que los utilizarán realmente.
  • Equipos multidisciplinarios de la compañía interáctuando , cooperando y proponiendo.
  • Conexión entre la organización y sus clientes.
  • Inmediatez para validar ideas o conceptos.
  • Toma de decisiones con mayor eficiencia.

Contras

  • No se puede aplicar a cualquier proyecto; eso irá en función de la complejidad de uso, desarrollo del producto, etc.
  • Dependerá completamente de la cooperación de los usuarios y expertos.
  • No siempre es fácil equilibrar las opiniones y aportaciones de los participantes.

Así que si tu producto o servicio puede ser ideal para ejecutar un co-diseño, es una buena herramienta que tienes para mejorarlo, buscar soluciones innovadoras con ayuda de tus clientes. En Slik nos gustaría ayudarte, porque además de creer en el diseño centrado en tus usuarios, es decir, para ellos, creemos que puedes diseñar con ellos.

Te sorprendería saber el impacto que puede causar trabajar de esta forma en la mentalidad y enfoque de los participantes, así como en los resultados. ¿A ti te gustaría co-diseñar con tus usuarios?