Si en tu compañía están pasando por una transición de lo tradicional a centrarse en el usuario, es normal que exista incertidumbre. ¿Verdaderamente todos nuestros esfuerzos son pensados en el cliente? ¿O las decisiones del negocio siguen imponiéndose de alguna u otra forma? No es fácil, lo sabemos, aquí te dejamos un poco de orientación para saber si realmente tu empresa está centrada en el usuario.

¿Empresa centrada en el usuario?

‘Centrarse en el usuario’ podrían parecer las palabras de moda, pero eso no debe ser motivo para que no le prestemos la atención que merece. Conocer a nuestros clientes nos permite diseñar soluciones pensadas en sus necesidades, en aquello que los motivará o evitar lo que los está frustrando.

Es una decisión importante para hacer y requiere de varios esfuerzos, desde la investigación hasta el diseño estratégico; además, hay que ser conscientes que requerirá tiempo.

Conozca a su cliente

Ahora sí empieza lo interesante, evalúa las capacidades que tiene tu empresa para impulsar el valor que tienen las relaciones con los clientes. Deberán comprender las necesidades y los requisitos que implica conocer a los clientes y centrarse en ellos; aborden qué construir, modificar o adoptar.

Esta transición no ha sido fácil, porque en ocasiones existe una resistencia pero una vez que haya una aceptación a la transformación y conversión en una organización centrada en el usuario, es hora de ejecutar las estrategia.

Nosotros recomendamos siempre validar esas estrategias antes de lanzarlas, probar con los usuarios nos permite ser más certeros. Nuestra metodología se basa en eso, y lo que la vuelve más atractiva, es que podemos lograrlo en semanas, ¿quieres saber más? ¡Conoce lo que podemos lograr juntos!

Adopción

Todos aquellos involucrados en la compañía deben adoptar esta nueva visión, es un sentido compartido; un enfoque para que cada uno, desde lo que hace, puede tener presente al usuario y sus necesidades.

Algunas cosas que lograrán serán:

La meta final es la creación de experiencias personalizadas para los clientes, como “efecto colateral” aumentarán su confianza y lealtad con la empresa y sus productos.

ilustracion de personas diseñando una app

De la teoría a la práctica

Todo muy bonito, pero qué pasa cuando vamos de la teoría a la práctica. A mi me gusta siempre poner como ejemplo una frase que escuché en un podcast.

“Ser honestos en el lugar donde estamos hoy, ok… decimos que somos customer centric, pero… ¿Realmente lo somos? Ser honestos con nosotros mismos, y no querer cambiar el mundo de un día para el otro, empezar con cosas pequeñas.”

— Eugenia Casabona en Lincast.

Dialogar e Interactuar

Un aspecto clave de centrarse en el usuario es el enfoque que le damos a los diálogos e interacciones que los usuarios tienen con nuestros productos o servicios. Esto lo podremos identificar en todo el viaje que vive nuestro cliente para poder usar nuestro producto, y lo que genera en él.

Encontrar una forma de interactuar con ellos de manera transparente, nos dará como resultado mayor comprensión sobre sus necesidades. Generar confianza, nos permite diálogos más claros y consistentes que tengan como finalidad mejorar su experiencia constantemente.

Constancia

Ahora que mencionamos la constancia, es importante decir la importante que son las iteraciones en las compañías centradas en sus usuarios. Los usuarios están cambiando con frecuencia, aprendiendo y buscando maneras más fáciles de resolver determinadas tareas, es por eso que un producto ‘nunca está terminado’, continuamente debemos estar mejorándolo.

“Para mi iterar, es recolectar aprendizaje, vos iterás para aprender; creo que es la clave a la hora de hacer producto” — Pablo Scoglio en Lincast

ilustracion de personas construyendo pagina web

Mediciones

Por otro lado, las compañías de este estilo están realizando mediciones con frecuencia, tanto de la usabilidad de su sitio o app, como la confiabilidad. La primera, porque es importante que brinden productos fáciles de usar y comprensibles para los usuarios.

Mientras que la confianza, provocará más interacciones e incluso lealtad hacia nuestro producto o servicio. Saber cómo pueden mejorar esos aspectos, les permitirá llegar a nuevos clientes y retener los actuales.

Las experiencias sí importan

Es por eso que las experiencias sí importan, son las que cambian la vida de nuestros clientes, las que hacen que las personas amemos ciertos productos, que tengamos lealtad a algunos. También logran que recomendamos lo que nos está funcionando, lo que está pensado en nosotros.

Construir productos con enfoque centrado en el usuario, puede causar incertidumbre en tu equipo, pero sin lugar a dudas es la mejor forma de hacerlo, conocer y tomar en cuenta la opinión de aquellos que lo usarán realmente siempre generará valor.

Por eso, si estás considerándolo o si estás en camino pero aún hay mucha indecisión y poca alineación, en Slik te podemos ayudar: ¡Platiquemos sobre tu producto!